1956

António Dias Ramos fundó ADIRA en la calle António Bessa Leite de Oporto. La empresa ocupó esas instalaciones durante muchos años. Con tan solo cinco trabajadores y 400 m2, fabricaba tornos, fresadoras y máquinas de alisar.