2017

– ADIRA pasa a ser propiedad del Grupo SONAE Capital, su único accionista actualmente.

 

Con esta adquisición y con el desarrollo de los ámbitos de negocio ya existentes, el Grupo Sonae Capital afianza su objetivo estratégico y se posiciona como un activo privilegiado de creación de valor cuyos cimientos son el desarrollo y el impulso de las ventajas competitivas portuguesas.